Catacumba de Inés

Catacumba de Santa Inés

 

Via Nomentana, 349 - 00162 ROMA Tel. y Fax 06.86.10.840
Apertura: 9.00 -12.00 / 16.00 - 18.00
Descanso semanal: la mañana del domingo y de los días festivos
Cierre anual: noviembre
Transportes públicos: Bus 90; 60; 36

Santa Inés, la niña santa que da el nombre a esta catacumba, fue probablemente martirizada durante la época de Diocleciano, en algunos documentos se describe como decapitada y en otros quemada en la hoguera, pero todos concuerdan en la fecha del martirio, en la edad de la santa y sobre el motivo: Santa Inés fue asesinada el 21 de enero, a la edad de 12 años, después de rechazar al hijo del prefecto de la ciudad para mantener su propia virginidad.
Fue sepultada "in praediolo suo" o sea en un terreno de propiedad familiar, tal terreno situado en Via Nomentana y adyacente al cementerio mayor, se convirtió en catacumba tras la sepultura de la pequeña santa.
La catacumba presenta cuatro regiones distintas de las que solo la primera puede considerarse pre-constantina, de hecho la Regio I presenta todos los caracteres arcaicos como tumbas banquete o bien los muros divisorios entre los nichos que se muestran anchos de tal forma que dan a entender un uso no intensivo de la catacumba.
Las otras regiones (regio) son seguramente más tardías, la Regio II permaneció siempre accesible y sufrió la expoliación de las decoraciones a causa de la despiadada caza de las reliquias que durante siglos fueron también caldeadas por la misma Iglesia.
Probablemente con finalidad más propagandística que religiosa, afortunadamente amplias zonas de la catacumba, como la Regio III, permanecieron cerradas para obstruir el lodo hasta las excavaciones de la segunda mitad del siglo XIX realizadas por M. Armellini bajo encargo del arqueólogo G. B. De Rossi y la Regio IV que fue excavada completamente en 1972.
La adoración por Santa Inés comenzó bien pronto, tanto que Constantino hizo erigir, entre el 337 y el 350, una basílica típicamente circiforme los restos de la cual son todavía visibles.
En aquel tiempo solo un emperador tenía la autoridad de echar abajo estructuras del cementerio preexistentes a favor de nuevas basílicas, así que Constantino hizo erigir la basílica igual que la de San Pedro en el Vaticano y San Pablo Extramuros en la zona Ostiense, pero ¿porqué Constantino puso a Santa Inés casi en el mismo nivel que los apóstoles Pedro y Pablo?
La leyenda dice que la Niña Santa curó de la lepra a Costanza, la hija de Constantino, por lo que la fe en ésta empujó al emperador hacia la construcción de una gran basílica, tal como ya se ha mencionado más arriba circiforme con lado largo de 100 metros y un lado corto de 40 metros, además la misma Costanza quiso el propio mausoleo junto a la basílica, el bellísimo monumento fúnebre de Costanza es una meta imprescindible para quién se acerca a la catacumba de Inés.

Enlace al Sitio web oficial