Catacumba de Calixto

Catacumba de Calixto

 

Via Appia Antica, 110/126 - Roma Tel. 06-51301580 (durante el horario de visita)
Las catacumbas de San Calixto están abiertas todo el año, excepto en Navidades, fin de año y Pascua.
Cierre semanal: miércoles
Transportes públicos: Bus 118; 218

Durante aproximadamente doscientos años, las Catacumbas de San Calixto han sido el cementerio oficial de la iglesia de Roma, de hecho algunos nuevos papas están sepultados en la Cripta, tres en otros ámbitos del complejo y finalmente dos en el exterior.
La catacumba está situada entre la via Appia Antica, la via Ardeatina y el callejón de las siete iglesias, esta se extiende por aprox. 20 kilómetros de galerías distribuidas en 4 niveles.
Es una catacumba con interrogantes aún abiertos, como la ausencia de la sepultura de San Calixto, la traslación del Papa Cornelio, el misterio de la tumba de Sixto II y el verdadero martirio dea Santa Cecilia (foto y lugar de depósito actual)
En el siglo IV el papa Dámaso creó itinerarios obligatorios para los peregrinos que llegaban hasta aquí para venerar a los mártires, convirtiéndose así en uno de los santuarios más frecuentados.
La catacumba fue abandonada en el siglo IX tras varios traslados de santos y mártires y volvió a la luz únicamente en el 800 gracias a G. B. De Rossi, en el espacio de tiempo entre el abandono y el redescubrimiento, existen diversos testimonios que certifican la frecuentación como mucho retomada más por curiosos que por estudiosos, la más extravagante fue la de los académicos secuaces de Pomponio Leto que han dejado, como signo de su paso, los propios nombres en forma latinizada transcribiéndolos con carboncillo en la denominada área Liberiana:
"Pantagato, Mammeio, Papirio, Minicino, Emilio, ricercatori delle cose antiche,
regnando il Pontefice Massimo Pomponio Minucio, gioia delle ragazze di Roma"
Contrariamente a otros cementerios cristianos, la catacumba de San Calixto toma el nombre no por la sepultura del santo, sino porque San Calixto fue nombrado custodio y administrador del Papa Zeferino, de hecho Calixto, tras cinco años de pontificado, murió mártir mientras oficiaba una reunión litúrgica en Trastevere y fue sepultado en el cementerio de Calepodio en el km. 3 de la Via Aurelia, de ahí viene el porqué alguno se pregunta por el motivo por el cual no fue sepultado en la catacumba por él mismo administrada sabiendo que el cuerpo fue trasladado, como aparece en la biografía papal de Gregorio IV (827-844), desde el cementerio de Calepodio a Santa Maria in Trastevere, la hipótesis más creíble es la de que la famosa Cripta de los Papas en el 222, año del martirio de San Calixto, aún no estaba ultimada.
El complejo de la catacumba de San Calixto comprende varios núcleos:
- Las criptas de Lucina;
- La zona I, que contiene la Cripta de los Papas el retro sanctos de S. Cecilia y la zona de Cayo y Eusebio;
- La zona de S. Sotere;
- La zona liberiana;
- la zona XIII;
y el Laberinto.
La Cripta de los Papas es el ambiente más visitado de todo el complejo, ésta contiene 4 urnas para nichos y una tumba principal atribuida a Sixto II pero sobre la cual se nutren unas dudas porque este último murió en 258 mientras la primera sepultura en la capilla se remonta al 235.
Aquí están sepultados los siguientes Papas en activo entre el 235 y el 283: Ponciano, Antero, Fabián, Lucio, Esteban, Sixto II, Dionisio, Félix y Eutiquiano.
En el siglo IV durante el papado de Dámaso fueron monumentalizadas muchas
sepulturas para ofrecer a los peregrinos la posibilidad de venerar a los santos y mártires, en la catacumba fue decorada la Cripta de los Papas y fue conectada a la sepultura de Santa Cecilia mediante un pasaje abierto a la izquierda de la tumba de Sixto II, lo que demuestra que Santa Cecilia era ya venerada en aquellos tiempos aunque ninguna fuente certera documenta el martirio de la que era una patricia romana que fundó la homónima iglesia en Trastevere y con ello adquirió el derecho a una sepultura privilegiada, todavía hoy está vigente la leyenda que la representa virgen y mártir aunque sin ningún fundamento.
Desde el lado de la Cripta de los Papas parte una galería rectilínea a lo largo de la cual se asoman seis cubículos denominados de los Sacramentos, las capillas contienen frescos con varias escenas evangélicas que se remontan a los siglos II y III.
Desde la muerte del papa Cayo (296) los papas fueron sepultados fuera de la
denominada Cripta de los Papas, frente a éste último está el cubículo del Papa Eusebio, de ahí bastante cercana la sepultura de los mártires Calocero y Parten y finalmente en otro ambiente un ancho cubículo decorado y con solo la tapadera de lo que seguramente era un sarcófago que hospedó una importante sepultura a la que no es posible remontarse.
Separadas bastantes metros por el complejo precedente están las Criptas de Lucina, con las primeras pinturas paleocristianas y la sepultura del Papa Cornelio.

Enlace al Sitio web oficial