Museos Vaticanos - pág. 1

Traducción de Ester Bessa

 

Visualiza el calendario y los horarios 2014 (pdf)

Viale Vaticano Entrada: 16,00 € Reducida 8,00 € (menos de 26 años con el carné de estudiante y niños menores de 14 años)

Ticket online: Tel. 06/69884676. Únicamente para reservas de visitas guiadas en italiano el sábado, en inglés el resto de días (se agradece a Lucio63 por la gentil indicación).


Trasportes: Metro A (parada Ottaviano), FM3 (Estación. S. Pietro), bus 49

 

 

El núcleo que reúne los Museos Vaticanos fue constituido por el Papa Julio II cuando reunió en el Cortile del Belvedere algunas obras maestras de la escultura clásica: el Apolo del Belvedere, el Laocoonte y el Torso. León X, Clemente VII y Pablo III enriquecieron la colección. Sexto V realizó la sede de la Biblioteca Apostólica Vaticana. Clemente XIV y Pío VI hicieron realizar el Museo Pío Clementino.
Pío VII fundó el Museo Chiaromonti, Gregorio XIV creó el Etrusco y Egipcio. Pío XI hizo poner en orden la Pinacoteca y la institución del Museo Etnológico Misionario, Juan XXIII decidió trasladar al Vaticano el Museo Gregoriano Sacro y Profano, además del Lapidario, hasta aquel momento situado en Laterano. Para estos museos hizo construir una nueva ala en el interior del complejo museístico pontificio.
Pablo VI instituyó la colección de Arte Religioso Moderno. En los últimos años, por motivos de espacio, el Museo histórico ha sido trasladado al apartamento papal del Palazzo Lateranense, eso sí, dejando en el Vaticano el pabellón de los carruajes.
En el interior de los Museos Vaticanos el Atrio de las Cuatro Puertas es el núcleo principal desde el cual se pueden escoger los itinerarios a recorrer en el interior de los Museos. Están señalizados en diferentes colores mediante flechas indicativas que guían al turista a través de un recorrido "obligatorio"; desde aquí se puede iniciar la visita partiendo desde el Cortile della Pigna o si se
prefiere se puede subir la escalera de Simonetti –una rampa formada por dos espirales entrelazadas- y acceder al piso que conduce al Museo Gregoriano Egipcio y al Museo Gregoriano Etrusco.

El Museo Gregoriano Egipcio
El Museo está compuesto por diez salas, en las que se pueden admirar colecciones epigráficas, documentos sobre la tradición funeraria, momias, estatuas egipcias encontradas en Roma y en Villa Adriana en Tivoli y también unos relieves asirios.

El Museo Gregoriano Etrusco
En el interior hay una recopilación de jarrones pintados con ejemplares de gran valor. En las salas contiguas se pueden admirar sarcófagos, imágenes de
terracota, bronces y oro. El Cortile della Pigna toma el nombre de la gran piña de bronce situada en el rellano de la escalinata en el interior de un gran nicho que tiene como base un capitel en el que se representa la coronación de un atleta victorioso (procedente de las Termas Neronianas- Alejandrinas).
La piña de bronce fue encontrada junto a las termas de Agrippa, y decoraba una fuente que brotaba agua con efectos espectaculares. Durante el medioevo la Piña fue colocada en la entrada de la basílica de San Pedro. A los lados de la piña hay dos Pavos Reales en bronce procedentes del mausoleo de Adriano y en la parte inferior dos leones agazapados en basalto.

Desde el Cortile della Pigna se accede al Museo Chiaramonti:
El Museo Chiaramonti se divide en tres partes: el Museo Chiaramonti, dónde se pueden admirar el busto de Maleagno, la estatua de Heracles y Télef, o un esteatita de Publius Nonius Zethus y otras obras procedentes de colecciones privadas o de excavaciones realizadas en el 1800. La disposición de las estatuas en el interior de la Galería, realizada en parte por Bramante, ha sido realizada por Antonio Canova.
La Galleria Lapidaria representa, por el contrario, la más importante colección del mundo de inscripciones latinas. Visitas previa solicitud.
Il Braccio Nuovo, en el interior del cual se pueden admirar algunas importantes obras como: el mosaico procedente de Tor Marancia, puesto a cubierto de una parte del pavimento, la estatua acorazada de Augusto di Prima Porta, la estatua
togada del emperador Tito, la estatua de Amazonas herida y una colosal estatua del Nilo, copia romana del siglo I d.C.

Desde el Museo Chiaramonti al Museo Pío-Clementino.
El Museo Pío-Clementino: El Museo está compuesto por el Cortile del Belvedere y por las salas creadas por Michelangelo Simonetti.
Este Museo alberga una de las más importantes colecciones de esculturas greco-romanas del mundo, entre tantas, seguramente dignas de particular atención, está el famoso sarcófago de Lucio Cornelio Scipione Bárbaro, fundador de la famosa familia que dio origen a Publio Cornelio Scipione denominado el Africano. El sarcófago fue encontrado junto a muchos otros en el sepulcro de los Scipione en la Via Appia Antica en Roma. Junto a este sarcófago se puede observar la destacada estatua de Apoxymoneos, (copia romana del siglo I d.C. de un bronce original de Lisipo que se remonta al 320 a.C.).
En el interior del Cortile Ottagonale o del Belvedere se pueden admirar algunas preciadas obras maestras escultóricas, el Apolo del Belvedere (copia romana del siglo II de un bronce original griego del siglo IV a.C.), el Laocoonte (probable copia del siglo I d.C. de un bronce original del siglo II. a.C.) (foto abajo)

laocoonte

la estatua de Hermes (copia romana de la época de Adriano de un original de Prassitele), la estatua de Venus Felix (copia romana del siglo II d.C. de
la Afrodita Cnidia de Prassitele, en la que la cabeza ha sido sustituida con aquella de Faustina Minore, mujer del emperador Marco Aurelio) y el Perseo triunfal.
Los boxeadores Kreugas y Damoxenos son, en cambio, obra del escultor italiano Antonio Canova que los esculpió en el siglo XIX.
Las salas contiguas al Cortile del Belvedere son: la Galería de la estatuas, en esta galería se pueden admirar algunas importantes estatuas romanas, al menos copias de originales griegos que se remontan al periodo clásico.
La Sala de los animales: el nombre deriva de la presencia de estatuas y grupos de animales, la mayor parte de las cuales son fragmentos de esculturas antiguas restauradas e integradas hacia finales del 1.700.
La Galería de los bustos: aquí se pueden ver algunos retratos de emperadores romanos.
El Gabinete de las máscaras: en ésta sala se puede admirar la famosa estatua de Venus de Diodalsas (copia romana de un bronce original creado por este artista helenístico del siglo III. a.C.), la Venus cnidia o púdica (copia romana en
mármol de un bronce original de Prassitele).
La sala de las musas: aquí se pueden ver las siete esculturas antiguas que representen las musas, las divinidades de las artes, además se puede admirar también el Apolo Musagete intentando tocar la cítara. En el centro de la sala destaca el famoso Torso del Belvedere (arte neoática del siglo I a.C.) realizado por Apollonio Ateniese.
La sala della rotonda: esta sala está cubierta por una cúpula, realizada por el arquitecto Michelangelo Simonetti, que se inspiró en las de los edificios romanos. En el interior de esta sala se pueden admirar algunas estatuas importantes como la de Giove di Otricoli (copia del siglo I de un original
griego que se remonta al siglo IV. a.C.) y la colosal estatua de Hércules.

vatican museum

En el pavimento hay un mosaico policromo procedente de las termas de Otricoli y está caracterizado por escenas que representan luchas de griegos contra centauros y grupos de divinidades marinas y fluviales. En el centro de la sala se puede admirar
una gran taza de pórfido procedente de la Domus Aurea. En la sala en cruz griega se conservan dos importantes sarcófagos en pórfido, uno perteneciente a Constantina, hija del emperador Constantino, y el otro a Santa Elena, madre de este mismo emperador. Se trata de dos notables
ejemplos de arte áulico tardo antiguo (s. IV d.C.). En el primer sarcófago se pueden admirar figuras de amorcillos vendimiantes entre volutas de acanto o empeñados en la pisadura, mientras
en el segundo está representada una escena de caballeros triunfales sobre los bárbaros derrotados. En el pavimento, además, se puede admirar un mosaico en colores, procedente de Tusculum y representando un escudo con busto de Minerva y las fases de la luna (siglo IV d.C.).

Continúa a pag. 2 >>>