Las antiguas termas de Roma

  • Las termas de Tito fueron construidas en el año 80 d.C. No muy grandes, eran accesibles desde el Colosseo mediante una escalinata, parece que sean en parte construidas sobre la Domus Aurea, e incluso aprovechando la parte de los baños.

    t1

    Las termas de Trajano surgen en parte sobre los restos de la Domus Aurea, tras el incendio que la destruyó en el 104 d.C. Están orientadas privilegiando la exposición al sol del Calidarium y al reparo del viento. Son obra del arquitecto Apollodoro di Damasco, con su amplitud eran las más grandes termas construidas hasta aquel momento (fueron inauguradas en el 109 d.C.). Pocos son los restos visibles sobre el Monte Oppio, la reconstrucción llevada a cabo por los arqueólogos lleva a pensar que la planimetría hizo escuela en las sucesivas realizaciones termales. (Caracalla y Diocleziano). El agua era almacenada en una gigantesca cisterna llamada de las Siete Salas (son visibles los restos) que contenía aprox. 8 millones de litros.
    En el transcurso de los siglos fueron halladas estatuas y otras obras, hasta descubrir un pavimento de mosaico que plasma una escena de caza representando un guerrero victorioso sobre dos leones.

    t2

    Las termas de Caracalla: las grandes termas imperiales fueron construidas por completo por el Emperador Caracalla a partir del 212 d.C. Al efecto fue construido un ramal especial del acueducto del Acqua Marcia denominado después Acqua Antoniniana. El recinto externo fue, en cambio, obra de otros dos emperadores: Eliogabalo y Alessandro Severo.
    Restauradas ya por Aureliano, Diocleziano y Teodorico, las Termas podían acoger más de 1.500 personas. En su máxima extensión, recinto incluido, el edificio medía 337 m x 328 m, mientras el cuerpo central medía 220 m x 114 m.
    El recinto externo estaba formado por un pórtico. Al fondo una exedra proveída de escalinatas guardaba enormes cisternas que tenían una capacidad de 80.000 litros, a los lados de ésta, dos salas absidales eran probablemente bibliotecas, un sobrepaso seguía el recinto por el lado interno y era totalmente porticado (llamado porticus), el espacio entre el recinto y el cuerpo central estaba ocupado por jardines.
    El cuerpo central era accesible desde cuatro puertas, que introducían en un ambiente cuadrado, quizás el vestuario, desde aquí se iniciaba el recorrido del baño, con ejercicios gimnásticos, seguido por una estancia rectangular, caracterizada por entradas estrechas y oblicuas, para evitar dispersión de calor, era el baño turco; de aquí se llegaba al caldarium, una grande sala circular, de 34 metros, con una gran piscina circular de agua caliente en el centro, para humidificar la atmósfera. Este recorrido tenía otro gemelo en la otra mitad del edificio. El recorrido se unificaba para continuar en el tepidarium, un ambiente más pequeño y temperado.
    A través de la basílica (el cuerpo central), el baño terminaba con la natatio, una piscina al aire libre. En el centro de los dos ambientes rectangulares que rodeaban los lados cortos de la basílica, probablemente había las dos pilas de granito que actualmente se encuentran en Piazza Farnese. Hay otras obras o partes de éstas que son atribuidas a las instalaciones de las termas; las gigantescas esculturas "il Toro, la Flora e l'Ercole", ahora en el Museo Nazionale di Napoli, el mosaico con atletas, expuesto en el Museo Lateranense y la única columna superviviente de las cuatro que decoraban la natatio actualmente se encuentra en la Piazza della SS. Trinità en Firenze.
    Poco antes de la segunda guerra mundial las excavaciones sacaron a la luz el gran mitreo.
    Los subterráneos son un hito de ingeniería y racionalidad, encomendados para acoger todos los servicios; hidráulicos, higiénicos y logísticos.

    t3

    Las Termas de Diocleziano fueron construidas entre el 298 y el 306 d.C, sobre los ex Jardines Lolliani. Las Termas fueron terminadas tras la abdicación de Domiziano siguiendo el esquema clásico: un gran basílica central, el complejo caldarium-tepidarium-natatio dispuesto a largo del eje menor, gimnasios a los lados del eje mayor y una gran cisterna de forma trapezoidal denominada "Botte di Termini", que recogía el ramal del Acqua Marcia. Para imaginar la grandeza, basta pensar que más de 3.000 personas podían utilizar al mismo tiempo los servicios de las instalaciones termales.
    La entrada de la iglesia de S. Maria degli Angeli ocupa el área de la basílica de las termas, construida sobre el tepidarium, en su interior se percibe la separación respecto al pavimento levantado por Michelangelo aprox. 2 metros; el museo en la zona de una gran sala octagonal con nichos semicirculares sobre cuatro esquinas y la iglesia de S. Bernardo alle Terme eran una de las salas circulares.
    Actualmente, con Palazzo Altemps y Palazzo Massino, son la sede de uno de los tres lugares que constituyen el Museo Nazionale Romano.